El teletrabajo es una forma flexible de organización del trabajo que consiste en el desempeño de la actividad profesional sin la presencia física del trabajador en la empresa durante una parte importante de su horario laboral.

Actualmente es un de los grandes cambios empresariales que han provocado las medidas del estado de alarma, ya que ofrece a muchas empresas la posibilidad de seguir prestando sus servicios reduciendo la posibilidad de tener problemas económicos o administrativos al mismo tiempo que garantizan el estado de salud de sus trabajadores y evitan la expansión del virus.

Colaborar y cooperar a distancia en estos momentos resulta imprescindible, la conectividad es esencial para el teletrabajo.

Pero para que este gran cambio sea efectivo debemos saber y admitir que trabajar en el domicilio implica una serie de dificultades que pueden complicar nuestro trabajo, por eso os planteamos unos puntos a tener en cuenta:

– El teletrabajo es igual de serio como el trabajo presencial, por tanto debemos valorar el tiempo que ponemos en ello.
– Debemos tener un horario de trabajo establecido, y mantener las misma pautas que de normal seguimos antes de ir a trabajar.
– Aprender a separar las necesidades laborales con las familiares, quizá este sea uno de los puntos más difíciles, sobretodo para los padres y madres. Los niños están en casa durante el confinamiento y también reclaman y precisan de nuestra atención. La familia debe contribuir a respetar los espacios y a no molestar.
– Hacer ejercicio y no llevar una vida sedentaria.
– Evitar el uso de redes sociales, ya que pueden distraernos y hacernos olvidar nuestras obligaciones.
– Es importante aprovechar cada oportunidad de automatizar las tareas más rutinarias.
– Reservar un 20% de su tiempo laboral para mejorar sus habilidades y seguir siendo empleables .

Las empresas por su parte deben tener en cuenta estos aspectos:

– Establecer los objetivos de cada equipo y cada teletrabajador, estos han de ser observables y medibles.
– Escoger y establecer un método de comunicación con los trabajadores y define el número de reuniones / llamadas.
– Los empleados deben estar preparados para teletrabajar a todos lo niveles y para ello hay que formarles.
– Deben contar con los equipos necesarios y conexiones necesarias para teletrabajar
– Dotarles de una conexión VPN convirtiendo todo el sistema en una herramienta de trabajo segura.
– Realizar un control y seguimiento de los teletrabajadores y de los objetivos marcados.

El teletrabajo ha venido para quedarse y es momento de adaptarnos y tomar consciencia de ello.

Share This