Desde marzo el networking quedó frenado por la pandemia pero, el mundo virtual también abrió un abanico de nuevas oportunidades para los emprendedores.

Organizar reuniones virtuales con un inversor al que antes resultaba difícil acceder, generar más contactos en menos tiempo y conectar desde un lado más humano, teniendo en cuenta que el mundo entero atraviesa la misma crisis.

Las agendas de los ejecutivos son más eficientes, por lo que resulta más fácil conseguir una llamada de media hora con un empresario generalmente más ocupado.

Podemos aprovechar para revisar los contactos y retomar aquellos que ya se tenían pero estaban algo inactivos. 

Es el momento de sacar el máximo provecho de las redes sociales, buscar perfiles similares, afines, puede ayudarnos a encontrar clientes, o inversores potenciales.

Hacer networking en tiempo de COVID-19 es posible.

Share This