Los gerentes, jefes de departamento, líderes deben deben saber cómo y cuándo asignar la responsabilidad a los demás y deben tener claro que es esencial para mantener la productividad de la empresa.

Saber cuándo y cómo delegar el trabajo reducirá tu carga de trabajo, lo que mejorará tu bienestar en el trabajo y aumentará tu satisfacción laboral.

La delegación efectiva también promueve la productividad dentro de un equipo, aprovechando las habilidades existentes de sus miembros y permitiéndoles desarrollar nuevos conocimientos y competencias a lo largo del camino. El resultado es un equipo más flexible, que puede compartir roles cuando surge la necesidad.

Delegar no es dar órdenes, con la delegación generas una atmósfera de confianza y seguridad, confías en los miembros del equipo para lograr los resultados deseados, eso sí, debes tener un equipo fuerte, unido, dispuesto y bien organizado.

Piensa en las habilidades de los miembros del equipo, su disposición a aprender y sus estilos e intereses de trabajo. Podrán llevar a cabo la tarea de manera más efectiva si son capaces y están interesados. Cuando sea posible, brinda a un empleado la oportunidad de actuar de acuerdo con sus puntos fuertes.

Pregunta periódicamente a tus empleados si necesitan ayuda o aclaraciones. Deja claro que confías en que hagan el trabajo y desea crear un espacio para que hagan preguntas y ofrezcan comentarios. Esta retroalimentación te ayudará a refinar la forma en que delegas el trabajo.

Reconocer a los empleados cuando les va bien los ayuda a comprender la calidad del trabajo que esperas. Los hace más propensos a querer trabajar de nuevo contigo en futuros proyectos.

La delegación puede parecer complicada, pero se vuelve mucho más fácil con el tiempo. Comienza poco a poco, delegando un par de decisiones a los miembros de tu equipo durante la próxima semana o dentro de dos.

Lee el artículo completo: https://cepymenews.es/guia-practica-delegar-trabajo

Share This