Los autónomos disfrutarán de las bonificaciones por cese de actividad tras la paralización de sus negocios a causa del COVID-19 hasta el 30 de septiembre. 

Esta ampliación de la ayuda por cese de actividad tendrá un carácter más similar al de una ayuda ordinaria, aunque manteniendo algunos elementos comunes con la vigente hasta el 30 de junio. Podrán solicitar la ampliación aquellos autónomos cuya facturación caiga en el tercer trimestre un 75% con respecto al mismo período del año pasado. También podrán hacerlo los que se hayan visto obligados a cerrar sus negocios como consecuencia de la declaración de estado de alarma.

La cuantía de la ayuda por cese de actividad seguirá siendo del 70% de la base reguladora.

Los ERTE también se amplían hasta el 30 de septiembre

  • ERTE por causa de fuerza mayor total: siguen vigentes únicamente para los sectores que continúan con restricciones de reapertura. Por ejemplo, los locales de ocio nocturno. Estos autónomos disfrutarán de diferentes exoneraciones según el número de empleados que tengan a su cargo. Así, los negocios de menos de 50 trabajadores estarán exentos de pagar el 70% de la cuota en julio, el 60% en agosto y el 35% en septiembre. Estos porcentajes pasarían a ser del 50%, 40% y 25% respectivamente para los negocios de más de 50 empleados.
  • ERTE por fuerza mayor parcial y ETOP (causas económicas, técnicas, organizativas o de producción): este tipo se aplicaría a las empresas que están reincorporando a su plantilla progresivamente. Para fomentar esta reincorporación se elevarán las exenciones según el número de trabajadores que hayan vuelto a su puesto. Para los autónomos con menos de 50 trabajadores a su cargo, la exención será del 60% en el caso de trabajadores reincorporados y del 35% para los que continúen en ERTE. En cambio, las empresas de más de 50 trabajadores se ahorrarán el 40% de la cuota de los empleados que hayan vuelto, y el 25% para los que sigan en ERTE.
  • ERTE de fuerza mayor por rebrote: se contempla en el acuerdo esta opción ante posibles rebrotes que favorezcan la implementación de nuevas medidas de confinamiento. Si eso sucediese, los autónomos tendrían la posibilidad de volver a pedir ERTE de fuerza mayor total. También habría una exención del pago de cuotas del 80% para las más pequeñas y del 60% para las de más de 50 trabajadores
Share This