Los plazos administrativos se reanudan a partir del 1 de junio de 2020.

La última prórroga del estado de alarma incluye un dato que te afecta si tienes algún trámite abierto con la Administración, mediante el Real Decreto 537/2020 se ha acordado el levantamiento de la suspensión e interrupción general de los plazos administrativos desde el día 1 de junio de 2020, inclusive.

Plazos procesales
Respecto a los plazos procesales, el artículo 8 del Real Decreto 537/2020 alza su suspensión con efectos desde el 4 de junio de 2020, derogándose en consecuencia a partir de esa fecha la disposición adicional segunda del Real Decreto 463/2020 que en su momento la estableció.

Plazos administrativos
El artículo 9 del Real Decreto 537/2020 prevé asimismo, con efectos desde el 1 de junio de 2020, que el cómputo de los plazos administrativos que hubieran sido suspendidos se reanudará, o se reiniciará, si así se hubiera previsto en una norma con rango de ley aprobada durante la vigencia del estado de alarma y sus prórrogas. Correlativamente, desde esa misma fecha queda derogada la disposición adicional tercera del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo.

Plazos de prescripción y caducidad de derechos y acciones
Por último, el artículo 10 del Real Decreto 537/2020 dispone que con efectos desde el 4 de junio de 2020 se alzará la suspensión de los plazos de prescripción y caducidad de derechos y acciones, derogándose desde esa misma fecha la disposición adicional cuarta del citado Real Decreto 463/2020.

Si el plazo comenzó antes del estado de alarma y vence durante el mismo, las posibilidades de cómputo serían las dos siguientes que conducen a la misma conclusión:

a) Contar el número de días transcurridos desde la suspensión como consecuencia del estado de alarma hasta la finalización del plazo en cada caso aplicable y añadir esos días una vez cese el estado de alarma.

b) Contar el número de días transcurridos desde el inicio del plazo en cada caso aplicable hasta la suspensión como consecuencia del estado de alarma, contabilizar el número de días total del plazo y deducir los ya transcurridos; el número de días que restasen del total del plazo se habrían de añadir tras el cese el estado de alarma.

Los días a considerar serían naturales, también en el caso de plazos procesales pues, al computarse de fecha a fecha, no se distingue entre hábiles e inhábiles.

Si el plazo comenzó antes del estado de alarma pero no expiró durante el mismo sino que continúa una vez cese el estado de alarma, habrá de añadirse al día final (dies ad quem) que inicialmente fuese aplicable, el número de días total del periodo de suspensión por el estado de alarma.

Si el plazo hubiera comenzado durante el estado de alarma (lo que solo afectaría a los plazos sustantivos no a los procesales, pues estos no podrán haberse iniciado durante el mismo), el día inicial (dies a quo) para el cómputo del plazo será el día siguiente al cese del referido estado de alarma.  

Share This